Publicidad

De España a Bélgica

Mientras que en España  Mariano Rajoy acudió a la toma de posesión de Soraya Sáenz de Santamaría como vicepresidenta primera y única del Gobierno, en Bélgica están sin transportes a causa de la huelga general

Por una parte, en el territorio español del continente europeo, los ministros han jurado sus cargos ante el Rey.  Rajoy ha depositado toda su confianza y la coordinación del nuevo poder popular en las manos de Sáenz de Santamaría, que ha nombrado directamente muchos cargos, impulsado y recomendado otros y diseñado la estructura del Gabinete. Sáenz de Santamaría asumirá por primera vez en la historia de la democracia desde la vicepresidencia primera la dirección del Centro Nacional de Inteligencia.

Durante el mismo día, Rajoy se reunirá con Sáenz de Santamaría en La Moncloa para ultimar los próximos nombramientos en el siguiente escalafón.

La nueva vicepresidenta ha garantizado que dialogará con todas las fuerzas políticas porque “se puede tener algo de razón, pero todos pueden tener sus razones y del contraste de razones siempre vienen las mejores soluciones”, así lo ha informado el diario El País.

Del otro lado y en el mismo continente nos encontramos a Bégica, sin transportes a causa de la huelga en contra de las pensiones.

Así es como los servicios de transporte público de trenes, metro y autobús en Bélgica han estado paralizados  ya que la mayoría no ofrece servicios mínimos en la jornada de huelga general convocada hoy jueves contra la reforma de las pensiones anunciada por el nuevo Gobierno de coalición que dirige el socialista Elio di Rupo.

   Los principales sindicatos califican de “gran éxito” el seguimiento de la huelga que comenzó en la noche del miércoles a las 22:00 horas y está prevista hasta las 22:00 horas, así lo ha informado Europapress.

   Dicha huelga afecta a la función pública y se suma a un paro de la red de ferrocarriles que comenzó sin parar el pasado martes sin preaviso y que está previsto, al menos, hasta el próximo día 24. La compañía nacional de ferrocarriles (SNCB) confirma en un comunicado el paro “total” de sus servicios este jueves y prevé “graves perturbaciones” en los próximos días por una “huelga salvaje”.

   A esto se le suma que los sindicatos, por su parte, han instalado a primera hora piquetes en varias entradas a Bruselas, con el objetivo de aislar la capital, y han provocado un total de 80 kilómetros de retenciones, de acuerdo a los medios belgas que apuntan que el impacto de estas acciones es menor de lo previsto, ya que se temían hasta 350 kilómetros de atascos durante la mañana.

   La huelga también afecta a las cárceles en donde funcionan los servicios mínimos.

   Por otro lado, los aeropuertos de Bruselas y Charleroi (al sur de Bruselas) operan con normalidad pese a la huelga, según informan las compañías aéreas, si bien el de Lieja sí está parado debido al seguimiento de la huelga de los controladores aéreos que operan en este aeropuerto.

  Por su parte, Brussels Airlines ha informado de que su personal ha acudido a trabajar con normalidad y no espera problemas relacionados con el paro en el aeropuerto de Bruselas, si bien ha tenido que cancelar dos vuelos por razones “técnicas“.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *