Publicidad

Divisas y Crisis

La incertidumbre y la volatilidad han cobrado nueva fuerza en los mercados financieros. El vaivén que viven varias de las principales divisas del mundo, se origina en la tensión y la desconfianza de los inversores.

La moneda común europea, el euro, fue el que se llevó el peor papel de todos, ya que ha cedido posiciones frente a casi todas las principales divisas.

Esta situación estuvo originada por las dudas que se ciernen sobre Grecia, Portugal y ahora también, España.

Es que la gran duda que en este momento nos embarga pasa por cuál será el momento propicio para abandonar las medidas de estímulo aplicadas para sobrellevar la crisis. Esto deviene del hecho de que no será posible para muchos países extender indefinidamente el nivel de gasto público actual, por el alto endeudamiento y déficits fiscales que necesariamente acarrea.

El abandono de las medidas extraordinarias de estímulo y el alza de las tasas de interés tienen su impacto directo en la cotización de las monedas de los diversos países. El problema que tiene que sortear la zona euro, se circunscribe a las discrepancias sobre la capacidad de las economías de absorber cientos de miles de millones de dólares, libras y euros sin generar inflación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *