Publicidad

El mercado de divisas (30/06/2015)

Sin duda, una semana importante, por no decir de las más importantes que viviremos este año para las bolsas europeas y el mercado de divisas, todos pendientes de las decisiones de Grecia. De momento no se ha llegado a ningún acuerdo y aunque algunos medios afirman que está más cerca que nunca la negociación, la información es bastante contradictora. Los griegos siguen en su tercer día de “corralito”.

El dólar se depreció ante el euro y el yen, tras la interrupción con Grecia de las negociaciones , lo que llevará a la peor jornada bursátil del 2015. Al terminar el primer día de semana, un dólar se cambiaba a 0,8900 euros, y por un euro se pagaban 1,1237 dólares.

bolsa

El dólar bajó ante el franco suizo y el yen, con un cambio de 122,54 yenes por dólar, subió ante la libra esterlina, el dólar canadiense y peso mexicano. El mercado estuvo tranquilo ante el referéndum griego del domingo, en el que decidan si aceptan o no las condiciones de los organismos europeos. Tras pedir el NO, se llegaron a caídas del 2 % en el Dow Jones y de más de un 4% en la bolsa española.

Como eran de esperar, las ventas en euros cayeron y el dólar avanzó ante el euro y otras monedas para empezar bien la semana, excepto frente al  yen, ante el que se depreció. Al terminar el día, un dólar se cambiaba a 0,8976 euros, y por un euro se pagaban 1,1141 dólares. El dólar se apreció ante la libra esterlina, el franco suizo, el dólar canadiense y el peso mexicano, y como decíamos antes se depreció ante el yen con un cambio de 122,50 yenes por dólar.

Por supuesto, la apreciación del dólar, fue motivo de las tensiones sobre todo lo referente a Grecia. Su acreedores, es decir Europa, no llega a un acuerdo, y se ha llegado a una situación crítica, con la limitación de crédito a los griegos, y un efectivo de 60 euros al día y por tarjeta. Además se han prohibido las transacciones al exterior, y solo se permite la compra venta por internet, dentro y fuera del país. Para las tarjetas de crédito expedidas fuera de Grecia no hay limitaciones.

La moneda europea está débil en el mercado de divisas. Esto también se tradujo en pérdidas en la bolsa, tanto en las europeas como en la de Nueva York, aunque cerró en positivo.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *