Publicidad

¿Final del la relación entre Hong Kong y el dólar?

El fuerte crecimiento del mercado asiático ya no es una novedad, y tampoco que haya desbancado a la superpotencia mundial por excelencia, EEUU. Hace no muchos años, era totalmente desconocido , cuando IBM lanzo su primer ordenador personal con las últimas novedades del momento y un disco duro de 10 megabytes. Pasados unos cuantos años de cambios, el gobierno de Hong Kong decidió vincular su moneda al dólar, naciendo así el “dólar de Hong Kong” una moneda administrativa, que para no confundirse con el dólar se denomina HKD. Se vinculó a una tasa de 7,80 HKD por USD.

Sin duda uno de los mejores movimientos, ya que originariamente había sido respaldado bajo la plata y la libra esterlina, con escasez de metales preciosos. Una buena opción cuando la libra era la moneda de reserva más importante del mundo. Fue en 1972 cuando se unió al dólar, pero dos años después aumento la deuda y la inflación lo que rompieron la unión. Por aquel entonces, Hong Kong era ya conocida en el mundo y estable, y el HKD fluctúa solo, hasta que llego la reunificación con China y se hizo débil. Momento para volver a unirse al dólar.

hong kong dolar

Ahora la situación es totalmente diferente, desde Zerohedge, afirman que la credibilidad de EEUU  es la que esta pasando por un peor momento y en cambio Hong Kong tiene un superávit presupuestario digno de mención, además de ser una de las economías más ricas del mundo. En esta situación no tiene sentido una relación con el dólar, ya que podría ir en “solitario” sin problema alguno.

Es más la moneda de Hong Kong podría ser mucho más fuerte de lo que permite la paridad. Por lo que los propios ciudadanos pagan más por servicios y por productos. Durante estos últimos meses se ha alcanzado el límete de paridad y el gobierno ha tenido que invertir mucho dinero para mantenerla.

Ya no hay beneficio en esta paridad, y los costes de mantenerla son bastante altos tanto para el gobierno como para los propios ciudadanos. Seguramente estemos en las primeras fases de un cambio no muy lejano en este sentido.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *