Publicidad

Más simple de lo que parece

En ocasiones la cosas son más simples de lo que parecen. Lo que en finanzas podría denominarse la estrategia Kiss o Keep it Simple (la segunda “S” obedecería a “Stupid”) y que en el gráfico que nos presenta Antonio Rodríguez se ve con toda claridad.

Dos líneas bastan para delimitar los movimientos del euro-dólar y para establecer una posible operativa con este par de divisas. En el lado alcista, operativa de cortos y en la parte baja del canal, largos. Eso sí, todo esto puede cambiar en cuanto Ben Bernanke abra la boca.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *