Publicidad

Opciones de financiación alternativa para autonomos y pymes

¿Estás buscando una alternativa a la banca tradicional? DGF es una empresa valenciana que cuenta con un gran número de profesionales dedicados a la banca y a los servicios financieros dispuestos a asesorarte, en todo momento. Trabajamos con pymes  y con autónomos y su finalidad es dar una alternativa a la banca. Para ello cuentan con recursos como los descuentos de pagarés, el factoring público y la financiación de proyectos. A continuación te explicamos cuándo puedes elegir cada opción.

El descuento de pagarés

Los descuentos de pagarés se utilizan para cobrar un pagaré antes de la fecha de vencimiento. Gracias a los descuentos de pagarés se obtiene liquidez cuando se necesita.

Por su parte, DGF exige menos garantías que los bancos a la hora de adelantar el cobro de los pagarés. Es una forma de pago muy ventajosa para los autónomos o las pymes, ya que a veces necesitan liquidez para poder continuar invirtiendo en sus negocios y no se pueden esperar a una fecha determinada para recibir los pagos por sus servicios.

Actualmente, los pagarés son de dos tipos: los pagarés a la orden y los pagarés no a la orden.

DGF se dedica a adelantar el importe del pagaré exceptuando la comisión por los gastos del servicio.

Curiosamente, este tipo de pagaré es muy antiguo. Viene de la Edad Media y se utilizaba para evitar llevar grandes cantidades de dinero encima porque podían ser robados por bandoleros.

El factoring público

Con el factoring público las empresas consiguen liquidez cuando lo necesitan, de forma que se garantiza la continuidad de su funcionamiento.

Hay diferentes formas de factoring, pero el factoring público está centrado en adelantar facturas pendientes por parte de la administración pública. Con el factoring público se ayuda a  la liquidez de la empresa y se conserva su actividad normal, que de otro modo se vería mermada.

Gracias a DGF podrás cobrar tus facturas mucho antes de lo que está estipulado, normalmente con un vencimiento de 75 días. Normalmente se cobra entre un 70% y un 80% inmediatamente y se recibirá el resto, descontando los intereses, cuando se cobre la factura a la administración requerida.

El funcionamiento es simple. Se tiene que presentar la factura pendiente para que DGF adelante el importe de la misma. Por su parte, DGF cobra en forma de intereses y de gastos de gestión. En ese sentido, se necesitan muchos menos requisitos que en la banca habitual.

El hecho de poder recibir los pagos con antelación, permite a la empresa continuar con su actividad normal, ya que no está pendiente de unos pagos que no le permiten hacer las inversiones necesarias o pagar sus propias facturas.

La financiación de proyectos

DGF ofrece muchas opciones para la financiación de proyectos. Por una parte, puede financiarte a través de la compra de pagarés de clientes, y por otra parte, puede llevar a cabo  una financiación pensada especialmente para tu empresa.  Con esta financiación específica se garantiza que el negocio está saneado en pagos y cobros.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *