Publicidad

Soros ve inevitable que haya deserciones en la zona Euro

George Soros es una leyenda viva en el mundo de la inversión. Sus palabras tienen rango de ley en los mercados; no en vano apostó por la devaluación de la libra esterlina contra el gobierno británico y ganó.

Sus últimas declaraciones no dejan lugar a duda: teme que un país de la UE abandone la divisa. Y Grecia tiene todos los boletos en esta nueva predicción de Soros. No lo ha explicitado, pero parece que el país heleno es el que preocupa al magnate filántropo.

La Unión Económica y Monetaria es el estadio actual de un gran proyecto de unificación del mercado europeo y creación de una moneda única para los 17 países de la Unión Europea que decidieron ceder su política monetaria al Banco Central Europeo.

Ya en sus inicios numerosos economistas criticaron la fragilidad de una moneda única sin política fiscal común (impuestos a nivel europeo, política centralizada en temas de gastos en infraestructuras y demás). En el caso de vivir una crisis económica asimétrica, con países en recesión mientras otros crecen (como de hecho está pasando actualmente).

La diferencia con los Estados de EE.UU. es que en éstos cuando hay una crisis en un Estado americano, los parados se desplazan para trabajar en otra zona. La movilidad geográfica es esencial en su economía. Además el Gobierno puede decidir reactivar un Estado deprimido con políticas de gasto público que se cargan al presupuestos del país.

En Europa se han hecho muchos avances, pero las diferentes culturas e idiomas son un lastre muy complicado de vencer. Y nada o casi nada se ha avanzado en la integración de las políticas fiscales. Los países se endeudan de forma individual pero su moneda, el euro, no está en sus manos. Si un país como Grecia es ahora más pobre, debería poder devaluar su moneda. Pero la devaluación competitiva no está en sus manos, al depender del BCE, que lucha contra la inflación de toda la zona, con especial influencia de una Alemania, que ya ha salido de la crisis.

Los inversores internacionales conocen perfectamente el problema. Y saben que Grecia tiene muchos incentivos para abandonar la UEM. Y si los demás no apuestan claramente por mantener integrada la Unión Monetaria, las probabilidades de abandono de los países con problemas más serio se cotizan al alza. Y se castiga su deuda con intereses cada vez más altos.

Soros defiende la importancia de la existencia de la Unión Europea para la economía mundial en general, y nos reclama un Plan B para evitar la desintegración de la zona.

Siempre he defendido el proyecto europeo, que debería culminar en una verdadera ciudadanía europea. Juntos somos más fuertes que separados. La solución a una Europa en crisis, para un economista europeísta convencido, es más Europa, no menos. Veamos la valentía y visión de futuro de nuestros gobernantes. Soros no habla nunca por hablar.

Pau A. Monserrat

Publicidad

One response to “Soros ve inevitable que haya deserciones en la zona Euro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *